Nuestro país vivió entre 1973-2006 una enorme crisis inmobiliaria. Durante la misma los precios de los pisos subieron alrededor del 9000%, es decir, un piso que costó en 1973 100 euros pasó a costar (que no valer) 9000 euros en 2006.
Desde el pico de los precios de la vivienda, que se dio a mediados de 2006, España vive un proceso de solución de esa enorme crisis lo que ha llevado a que los precios de los pisos hayan bajado en términos nominales el 43%. De esta forma podemos decir que los precios de los pisos, desde 1973, han subido alrededor del 5000%.

De forma comparativa, la inflación para el conjunto de la economía ha sido de un 1500% en el período. De esta suerte, el aumento de los precios de las viviendas ha sido el 233% superior al conjunto de la economía.

La burbuja inmobiliaria tuvo dos correcciones parciales; una a finales de los años 70 y otra a principios de los 90. Este proceso de corrección de los precios encontró su fin cuando devaluamos la peseta lo que permitió la entrada de capitales extranjeros. De esta forma la corrección de la burbuja existente fue sólo parcial.

Desde 2006, muchos han sido los intereses en ocultar la bajada de los precios de los pisos que se dio desde aquel momento. Constructores, promotores, inmobiliarias así como políticos de todo color (en especial los ministros de Fomento y de Vivienda) fueron extraordinariamente activos en la ocultación de la posibilidad de bajada de precios de vivienda diciéndonos siempre que eso nunca tendría lugar. El fin último era que la población comprara casas y que pensara que la salud del sistema financiero español era mucho mejor que la real. Desde 2006 la CMNV ha propiciado que los ciudadanos tengan que tapar los agujeros del sistema financiero al dar el visto bueno a emisiones de convertibles, acciones y presentes que tomaban como reales balances de bancos y cajas que eran ficticios.

Desde hace unos meses se ha puesto de moda que, aquellos mismos que negaban la existencia de la burbuja, digan que 2012 será el último año de bajada de precios de los pisos. Yo no me lo creo: los precios de la vivienda continuarán bajando. Aceptar que los precios de los pisos se han ajustado todo lo que lo han de hacer, es aceptar que los precios objetivos del resto de los bienes de la economía fueran el 233% más altos que los actuales; así

Una barra de pan costaría 3,33 euros en vez de 1 euros;
Una café 3,99 euros en vez de 1,20 euros
Un litro de leche 2,33 euros en vez de 70 céntimos;
Un billete de autobús 4,3 euros en vez de 1,3 euros;
Un litro de gasolina 4,56 euros en vez de 1,33 euros


Como yo no me lo creo; veo que los frutos de los pisos (sus alquileres) bajan (un 40-45% desde principios de 2007), los precios de los pisos también, y la oferta supera en 17 la demanda anual de casas en nuestro país. Por estas razones llego a la conclusión de que a los precios aún les queda mucho recorrido hacia la baja.

Comprarse un piso es de auténtico loco: como consecuencia de una tasa de desempleo que llegará al 27,5%, la desestructuración del sistema financiero que no finalizará hasta 2015, una oferta abrumadora, una población que se está envejeciendo a pasos agigantados, soy de la convicción de que los precios de los pisos, respecto a los alcanzado en 2006, bajarán un rango de 65-85%. Pisos hasta 2015-2017 ni tocar.


Borja Mateo es autor del los libros “Cómo superar al crack inmobiliario” y “La verdad sobre el mercado inmobiliario español” (editorial Manuscritos) que serán presentados en Madrid el viernes, 8 de junio y en Barcelona el 15 de junio. Para más información ve a www.borjamateo.com