El escenario que venimos planteando con el valor en las últimas semanas lo exponemos debajo.

Su situación a medio plazo se ha visto comprometida al perder la normalidad correctiva desde el año 2010, siendo la caída actual probablemente estructuralmente más compleja, por lo que a pesar de rebotes esperaríamos futuras réplicas bajistas:



No obstante, a corto plazo se sitúa en niveles atractivos para estructurar un rebote. Los parámetros técnicos en sus indicadores son extremos, teniendo en cuenta su historia gráfica, experimentando siempre en estas lecturas importantes rebotes:



Entre los niveles actuales de 270 y 260 euros encuentra una zona de importante soporte, donde las proyecciones bajistas que exponíamos semanas atrás le están llevando.

Recomendación: COMPRAR CORTO PLAZO