Los permisos para nuevas viviendas cayeron inesperadamente en octubre hasta su menor nivel en seis meses por la caída de la construcción.