Cacaolat, propiedad de la familia Ruiz-Mateos, incrementó su facturación un 8,7% en 2009, hasta 98,1 millones de euros, una cifra que espera elevar un 6% durante el presente ejercicio, hasta 104,5 millones de euros, informó hoy la empresa de batidos.

Según la compañía, el crecimiento de las ventas se explica por "las constantes inversiones y el continuo desarrollo de productos" acometido por Cacaolat.