Burger King alcanzó un cifra de negocio de 600 millones de dólares (455 millones de euros) en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal, lo que representa un crecimiento del 1% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente ante el descenso de la afluencia a sus establecimientos registrado en marzo y el efecto de la volatilidad del cambio de divisas. En concreto, las ventas de Burger King aumentaron un 11,8% en EEUU y Canadá, mientras que registraron un retroceso del 18,8% en la región EMEA y del 14,3% en Latinoamérica. Asimismo, la multinacional adelantó que espera obtener un beneficio por acción de entre 0,33 y 0,35 dólares en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal, cuyos resultados serán publicados el próxima 29 de abril.