Un total de once Comunidades Autónomas se repartirán algo más de 450 millones de euros tras las modificaciones de los programas de desarrollo rural aprobados por la Comisión Europea, con el objetivo de inyectar nuevos fondos con los que las regiones puedan combatir la crisis económica y adaptarse al cambio climático. La última decisión adoptada por el comité de Desarrollo Rural de la Comisión beneficia a diez comunidades autónomas, con 449,21 millones en total, a las que hay que sumar a las Islas Canarias, para las que se aprobó 1,6 millones el pasado mes, si bien no se informó de esta partida hasta ahora.