La Comisión Europea culpó hoy de nuevo al Gobierno del retraso en la aprobación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), creado para facilitar las fusiones de cajas de ahorros con fondos públicos, por no haber enviado todas las aclaraciones requeridas por Bruselas ni haber notificado oficialmente este instrumento. "No se puede culpar a la Comisión por no tomar una decisión sobre un caso en el que el plan no se le ha notificado", explicó el portavoz de Competencia, Jonathan Todd. "Las autoridades españolas todavía tienen que clarificar en algunos aspectos cuáles son sus intenciones. Una vez que las autoridades españolas hayan aclarado todas las cuestiones pendientes y nos lo hayan notificado tomaremos una decisión rápidamente", subrayó.