Los ministros de Economía de los Veintisiete examinaron hoy el plan del presidente estadounidense Barack Obama para reducir el tamaño de los bancos y limitar sus actividades de riesgo y concluyeron que estas medidas no pueden reproducirse automáticamente en la UE porque la estructura del sistema financiero es diferente a un lado y otro del Atlántico y porque el problema de la banca europea es la interconectividad y no su tamaño ni su tipo de actividad.