La Comisión Europea ha autorizado bajo determinadas condiciones la compra del productor finlandés de abonos minerales por la sociedad noruega Yara, que también produce abonos. El Ejecutivo comunitario considera que la operación no alterará de manera significativa la competencia en el espacio económico europeo si se adoptan las medidas de corrección a las que se han comprometido las partes.