La Comisión Europea adoptó hoy una serie de especificidades técnicas y requisitos básicos de los sistemas de telepeaje en las carreteras comunitarias, hasta ahora incompatibles, con el objetivo de unificar el método de pago en toda la UE y facilitar así el tránsito de vehículos por autopistas, túneles y puentes y reducir los atascos. Este dispositivo estará disponible en un plazo de tres años para los vehículos pesados (de más de 3,5 toneladas) y para los autorizados a transportar a más de nueve personas. El resto de vehículos podrán contar con este servicio en un plazo de cinco años.