Bruselas aprobó hoy el plan de rescate diseñado por Dinamarca para salvar a su sector bancario de la crisis financiera al considerar que se ajusta a las normas comunitarias sobre ayudas públicas. El plan proporcionará facilidades de liquidez para los bancos que operan en Dinamarca y protegerá a los depositantes y acreedores en caso de insolvencia. Las autoridades danesas notificaron la iniciativa a Bruselas el 8 de octubre y el Ejecutivo comunitario la ha aprobado en dos días gracias a un nuevo procedimiento simplificado para rescates de emergencia. La Comisión cree que el plan es compatible con las reglas de la UE sobre ayudas de Estado porque es "el mecanismo más apropiado" para afrontar el riesgo de un "grave problema" en la economía danesa, según informó en un comunicado. Al mismo tiempo, limita al máximo las posibles distorsiones a la competencia gracias a una serie de salvaguardas.