La propuesta para prohibir el comercio internacional de atún rojo para la que la Comisión Europea pedirá el respaldo de los Estados miembros el próximo lunes incluirá excepciones para la pesca artesanal, de modo que pueda continuar su actividad y abastecer al mercado comunitario, y no entraría en vigor hasta 2011, informaron fuentes comunitarias. La Unión Europea debe fijar su posición formal de cara a la reunión de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) que tendrá lugar entre el 13 y el 25 de marzo en Doha (Qatar) y en la que se discutirá si incluir este recurso en el Anejo I de especies protegidas, lo que en la práctica se traduciría en el veto a su comercialización. La idea de Bruselas no es prohibir "inmediatamente" las exportaciones de atún rojo, sino defender este veto en la reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) en noviembre de este año, matizaron las fuentes, y que entrara en vigor "el próximo año".