El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, cerraron hoy un acuerdo para ayudar a Grecia a hacer frente a su crisis de deuda y evitar así su quiebra y el contagio a otros países de la eurozona atacados por los mercados como España y Portugal. El pacto se concluyó en una reunión con el primer ministro griego, George Papandreu, previa a la cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Bruselas.
"Vamos a la biblioteca Solvay (donde se celebra la cumbre de líderes europeos) a anunciar el acuerdo al que hemos llegado", afirmó el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy al término del encuentro, en el que participaron también el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

Van Rompuy no desveló ningún detalle del acuerdo pero anunció que habrá una declaración conjunta de los líderes europeos al término de la cumbre.