La Comisión Europea ha aprobado una ampliación de seis meses del marco de garantías estatales introducido por Alemania, España y Eslovenia sobre las entidades financieras, al considerarlas en línea con sus pautas sobre ayuda estatal en tiempos de crisis