La Comisión Europea abrió hoy una nueva batalla comercial con Pekín con el lanzamiento de una investigación para averiguar si las importaciones de papel fino estucado -que se utiliza para libros y revistas de alta calidad- procedentes de China se venden en la UE por debajo del precio de coste (dumping) y por tanto están provocando un perjuicio importante a la industria de la Unión. Si se confirman los indicios de dumping, la UE podría aplicar aranceles suplementarios sobre las importaciones chinas como ya ha hecho con el calzado. Pekín ha denunciado esta medida ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).