El primer ministro británico, Gordon Brown, defiende que la supervisión de los bancos continúe bajo la regulación nacional y estima que el FMI y el Banco Mundial deben estar "mejor financiados" para poder afrontar cualquier "emergencia". En una entrevista con el diario  "El Mundo", el líder británico respalda que el sistema regulador del futuro sea más igualitario, ya que en el actual, la regulación muy fuerte sólo se aplicaba si un banco asumía "una estrategia arriesgada", mientras que si no lo hacía "bastaba" con una regulación suave. Asegura que en la próxima cumbre del G-20, que se celebrará en Londres el próximo 2 de abril, tratarán crear mecanismos que "alerten contra el proteccionismo", dado que "a largo plazo no protege a nadie" y "es el mecanismo a la ruina".