El gestor aeroportuario BAA (Ferrovial) y British Airways han acordado retrasar hasta junio el traslado de los vuelos de largo recorrido de la aerolínea británica a la nueva terminal T-5 del aeropuerto de Londres-Heathrow. En un comunicado conjunto, ambas compañías han explicado que pese a que desde el pasado martes la nueva terminal está trabajando sin problemas con su programación de vuelos normal, quieren asegurarse de que los clientes pueden tener confianza en que cuando se introduzcan vuelos adicionales a la T5 el servicio se seguirá prestando con los más altos estándares de calidad.