La guerra de divisas es ya un hecho. Los diferentes países siguen tratando de favorecer sus economías tocando aquí y allá en la política monetaria.
El ministerio de Hacienda brasileño sigue empeñado en devaluar la moneda nacional. En este contexto los dirigentes del país sudamericano están considerando la opción de elevar los llamados márgenes de garantía intradiaria usados para comprar y vender derivados cambiarios, según informaciones extraídas del diario Valor Económico.
 
Esto sigue la estela del reciente incremento en un impuesto sobre la compra de bonos por parte de extranjeros, la activación su fondo soberano de riqueza para comprar dólares además de permitir al Tesoro Nacional comprar más dólares en el mercado local.