BPI ha recomendado reducir la presencia en cartera de las acciones de Repsol y fija el precio objetivo de la petrolera española en 27,50 euros por acción.