BP, que enfrenta un posible desastre de relaciones públicas, está actuando rápidamente para enfrentar acusaciones de que es responsable de uno de los mayores derrames de crudo en la historia de Estados Unidos. British Petroleum ha enviado a sus principales ejecutivos a conocidos programas de televisión en Estados Unidos y a emitido múltiples declaraciones, utilizando todos los recursos a su alcance mientras la ruptura de una tubería en su pozo marino derrama petróleo descontroladamente hacia la costa estadounidense del Golfo de México.