El fabricante alemán de componentes para automóviles Bosch ha equipado a un millón de vehículos con el sistema Start&Stop, que permite reducir las emisiones de CO2 y el consumo un 8% al interrumpir el funcionamiento del motor cuando el coche se detiene.