El fabricante alemán de componentes para automóviles Bosch cerró el pasado año con un beneficio neto de 2.850 millones de euros, lo que supone un aumento del 31% respecto a 2006, según ha anunciado hoy el presidente de la compañía, Franz Fehrenbach, en la conferencia de prensa anual del grupo. La cifra de negocio de la multinacional alemana ascendió a 46.320 millones de euros en 2007, un 6% más, de los que 28.449 millones de euros correspondieron a la división de automoción, lo que representa un alza del 4,51% en comparación con el ejercicio precedente.