JPMorgan estima que el índice de mercados emergentes MSCI podría trepar un 400 por ciento durante los próximos cuatro a cinco años, desde los mínimos vistos en octubre último, ayudado por las bajas valuaciones, la riqueza en efectivos de algunos fondos y el alivio monetario global. El índice de acciones de mercados emergentes MSCI ya ha ganado un 73,8 por ciento desde sus mínimos de octubre, y Adrian Mowat, jefe de estrategias para Asia y mercados emergentes de JPMorgan, augura que podría subir mucho más.
"Esta será una recuperación mucho más poderosa que lo que todos se imaginan", aseguró Mowat a los periodistas al margen de una conferencia de JPMorgan. "Será del 400 por ciento desde los mínimos. Las características son aún más atractivas que las que teníamos en marzo del 2003", dijo en referencia al comienzo de una escalada de cuatro años y medio en la que el índice MSCI ganó casi un 400 por ciento.

Esas características del mercado incluyen niveles récord de efectivo en fondos mutuos, agresivas bajas de tasas por parte de los bancos centrales y enormes paquetes de estímulos estatales, indicó. JPMorgan está sugiriendo a sus inversionistas que aumenten sus carteras en títulos de tecnología, apuesten al consumo discrecional, a firmas de materias primas y de energía, y que reduzcan su exposición a compañías de servicios públicos, telecomunicaciones e insumos para el consumidor.

"Ese es el gran panorama macro", dijo Mowat, que también es optimista respecto de Corea del Sur, Taiwán, México, Indonesia y Tailandia. A pesar de su actitud mayormente optimista, Mowat dijo que los riesgos no se han disipado. "Hay riesgo, hay mucho riesgo", recalcó.

Uno de los mayores riesgos es que el enorme gasto estatal en todo el mundo, que podría disparar a la inflación, lo que provocaría que los bancos centrales den vuelta su tendencia y comiencen a elevar las tasas de interés.

"Un riesgo es la inflación, la inflación de materias primas y la inflación agrícola", adelantó