El presidente del fabricante alemán BMW, Norbert Reithofer informó hoy de que las medidas de regulación laboral adoptadas para amortiguar la caída de la demanda se mantendrán hasta mayo en las plantas de Regensburg y Dingolfin (Alemania). "En abril y mayo se trabajará, una vez más, menos en Regensburg y Dingolfing", anunció Reithofer una rueda de prensa celebrada hoy en Múnich con motivo de la presentación de resultados de 2008. Las ventas del grupo BMW cayeron en enero y febrero casi un 25 por ciento, desplome que sigue a un cuarto trimestre negativo. Para ajustar la producción a la demanda e impedir que el inventario del grupo siguiera creciendo, el grupo BMW produjo en el cuarto trimestre del pasado año 96.000 vehículos menos de lo inicialmente previsto.