BME ha presentado hoy al mercado su Plan Estratégico para los próximos tres años en su primer Día del Inversor con el objetivo de diversificar sus ingresos, acelerar el crecimiento y ofrecer una alta rentabilidad y un dividendo
estable para el accionista.

BME mantendrá su dividendo

Bolsas y Mercados Españoles (BME) ha explicado hoy los principales puntos de su Plan Estratégico hasta 2021, en el día que se celebra su primer Día del Inversor. El nuevo enfoque pasa por crecer de forma orgánica, pero también mediante adquisiciones. Con este objetivo, el gestor bursátil está negociando obtener calificación crediticia, con grado de inversión, por parte de las agencias de rating para poder emitir bonos con los que financiar las futuras compras.

Mantiene su dividendo de 1,5 euros por acción

Además, con un crecimiento orgánico que se centrará en sus cuatro áreas de negocio -Mercados, Compensación o Clearing, Registro y Datos- pero que complementará con compras a partir de ya, BME ha explicado que no renunciará a su dividendo anual en el entorno de 1,5 euros por acción.

 

La diversificación de ingresos, acelerar el crecimiento y mantener la atractiva rentabilidad por dividendo son sus objetivos, según ha explicado Javier Hernani, consejero delegado de BME. “BME quiere convertirse en el proveedor de infraestructuras de los mercados españoles de las entidades financieras en toda la cadena de valor”, para lo cual impulsará la actividad de sus áreas de negocio y estudiará oportunidades de crecimiento inorgánico que le permitan diversificar y ofrecer el mejor servicio a sus clientes, ha comentado el consejero delegado.

En cuanto a la retribución al accionista, Hernani ha asegurado que el cambio en el balance de la compañía será compatible con mantener el dividendo por acción en los niveles actuales (en torno a 1,5 euros), aunque no se ha marcado ningún objetivo de pay out (parte del beneficio que se destina al dividendo) concreto.

"Somos los administradores de una infraestructura que facilita la formación de precios creíble y transparente de los principales activos de este país", ha comentado Antonio Zoido, presidente de BME.

Crecimiento en ingresos al 4% anual hasta 2021

El giro estratégico de BME es importante, ya que el nuevo Plan Estratégico apunta que con el nuevo plan esperan crecer en ingresos al 4% anual hasta 2021 y que el beneficio crecerá a tasas del 6% por año.  Este crecimiento se basa en una favorable previsión de los volúmenes de negocio y de los nuevos fondos canalizados a los mercados, así como en la creación de nuevos productos y servicios para el cliente. "Estudiaremos con prudencia operaciones corporativas que generen sinergias en nuestro negocio principal y nos permitan mantener un dividendo estable para el accionista", apunta Marta Bartolomé, directora financiera.

BME reconoce que están estudiando varias operaciones, pero que no tienen prisa para cerrar acuerdos. Por ahora BME reconoce que tiene 100 millones en caja para salir de compras y no descarta, si hiciera falta, emitir bonos por entre 300 y 500 millones de euros.

El aumento de la competencia y la incertidumbre está erosionando la evolución del volumen negociado en renta variable. El impacto de los cambios regulatorios también se ha notado. "Revisamos las tarifas en renta variable, transformamos los mercados de renta fija e impulsamos la actividad en Derivados", ha indicado Jorge Yzaguirre, director de Mercados. Reconoce que estas medidas no tienen impacto inmediato, pero mejorarán a medio plazo.