Tras romper en los primeros compases de 2013 la importante resistencia de 19,6 euros, uno de los valores más conservadores del Ibex, se da la vuelta. Las subidas superiores al 16% que ha acumulado en lo que llevamos de 2013 ¿podrían estar cercanas a su fin?

BME se encuentra entre los valores más castigados de la sesión. Cede un 1,09% hasta los 21,7 euros. A principios de mes rompía los 19,6 euros, parte alta del canal lateral en el que el valor estaba encasillado desde mediados de 2009. Ahora, esos 19,6 euros se convierten en soporte, un soporte que, a juzgar por los elevados niveles de sobrecompra acumulados en anteriores sesiones, puede volver a ser visitado. Desde Renta 4 explican que los niveles a vigilar pasan ahora por “esos 19,6 euros y, posteriormente, por 18,3”.

COTIZACIÓN BME:


Parece que las acciones de BME han bebido, no sólo de la situación técnica propia del valor, sino también de la espectacular subida de volumen de contratación en nuestra bolsa gracias a que los inversores extranjeros han recuperado el apetito por lo ‘made in Spain’. La Bolsa española negoció en renta variable 698.936 millones de euros durante 2012, un 24% menos respecto al ejercicio precedente, una cifra maquillada por el rally navideño, pues el volumen de contratación en diciembre se sitúo en 57.155 millones de euros, un 35% más que en el mes anterior. En los 14 días que llevamos de 2013 el volumen bursátil contratado agregado asciende ya a 33.546 millones de euros.


Fuente: BME

Además, para regocijo de BME, el levantamiento de las posiciones cortas está cerca. Previsiblemente el día 31 de este mes los inversores serán libres para ponerse bajistas en cualquier valor español si así lo desean. Desde la operadora del mercado español esta medida restrictiva ha sido siempre duramente criticada, debido a que ha lastrado los volúmenes de contratación en nuestra bolsa. Desde BME creen que “una vez superadas las últimas ampliaciones de capital en el sector financiero y recibidos los fondos para los bancos nacionalizados, ha llegado el momento de levantar esta prohibición”.
Sin embargo, este levantamiento, aunque pueda beneficiar a sus cuentas por el aumento de contrataciones bursátiles, puede mellar su valor en bolsa, pues actualmente un 3,8% de su capital se halla latente en este tipo de inversión. (Lectura recomendada: "BME: cercada por la incertidumbre")

POSICIONES CORTAS EN BME:

Fuente: CNMV

Sin embargo, si lanzamos la mirada a un año vista, los expertos no tienen tan claro que BME pueda seguir cotizando a estos niveles. De hecho, el precio objetivo que da el consenso recogido por FactSet se sitúa en 18,93 euros, un 8,50% por debajo de la cotización actual.

BME siempre ha sido un buque insignia del mercado español en cuanto a dividendos. La compañía presidida por Antonio Zoido es la cuarta que mayor rentabilidad por dividendo aporta a sus accionistas, un 7,29% (sólo por detrás de Santander, CaixaBank e Iberdrola). Segün el presidente de la compañía, “la voluntad es la mantener la política de dividendos lo más generosa posible en línea con los resultados de la compañía”, aunque reconoce que pueden darse “pequeñas o medianas fluctuaciones que dependen naturalmente de los beneficios”.
Aunque la caída de los volúmenes de negociación bursátiles haya podido suponerle un golpe bajo, la compañía genera caja suficiente para remunerar a los accionistas. Actualmente el pay-out de la compañía es del 86%, uno de los ratios más elevados de las empresas cotizadas y del sector de gestores de bolsas, pero que puede permitirse debido a su bajo endeudamiento.