Las primeras horas de paro en el sector del transporte de mercancías por carretera se saldó con bloqueos en muchas carreteras de la red nacional, aunque sin que se registraran actos de violencia, según los convocantes. A las 00:00 de hoy se inició el paro convocado por la Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas (Fenadismer) que se suma así al que el viernes inició la Plataforma de Defensa del Sector en protesta por las consecuencias que para el sector tiene la subida del gasóleo.
Desde primeras horas del paro ya se registraron cortes de vías y retenciones y, así, en La Junquera (Gerona), junto a la frontera francesa, varios transportistas provocaron problemas circulatorios en la AP-7 y la N-II, donde los piquetes informativos obligaron a cortar el paso de camiones, lo que ha causado retenciones de vehículos y colas de camiones. En Madrid, las incidencias del paro se han dejado notar más tarde, pero también se han producido importantes retenciones en la vía de circunvalación M-40 a partir de media mañana, así como en la A-42 y la N-I. Un portavoz del sector de Estaciones de Servicio de esta Comunidad ha señalado a EFE que un 15% de las gasolineras de Madrid están ya desabastecidas, mientras que en Cataluña ese porcentaje se eleva hasta el 40%. En la Comunidad Valenciana varias decenas de camiones se concentraron en torno a una estación de servicio en la autovía A-31, en el término de Villena (Alicante), sin que tuviera incidencias en el tráfico. Por lo que se refiere al País Vasco el paro de transportistas originó desde primeras horas retenciones en Irún, en la frontera con Francia, donde las retenciones llegaron hasta los siete kilómetros y, según los datos de la Ertzaintza, sin incidentes. Según fuentes del Sindicato de Transportistas de Vizcaya (Sintrabi), mayoritario en el transporte en las instalaciones portuarias, no hay actividad en el puerto de la capital vizcaíno. De continuar el paro, podría haber problemas de almacenamiento de mercancías en las instalaciones portuarias hacia finales de semana, según Sintrabi. La Guardia Civil y la Policía mantienen un operativo especial de vigilancia en las principales carreteras españolas y en los puntos más conflictivos, como centros de distribución y logística, para mitigar la acción de los piquetes durante la huelga de los transportistas por carretera. Pese a la convocatoria del paro, Fenadismer mantiene las negociaciones con el Ministerio de Fomento, dentro del Comité Nacional del Transporte de Mercancías. La Plataforma de Defensa del Sector que no está en el citado Comité, reiteró que no se siente representada por éste y exigió al Gobierno negociaciones directas. Las principales asociaciones de consumidores desaconsejan a los ciudadanos hacer acopio de productos y ven improbable que el paro de transportistas produzca un desabastecimiento en los comercios. Algunas de las organizaciones consultadas por EFE consideran que el conflicto se resolverá en breve y que la compra masiva podría aumentar el precio de los productos o provocar un desabastecimiento que de otro modo no se produciría.