El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró hoy que no habrá problemas de desabastecimiento, a pesar de la huelga de transportistas que comenzó la pasada medianoche. En declaraciones a Televisión Española, Rubalcaba subrayó que tampoco faltará el suministro energético, en relación a productos como la electricidad o la gasolina. Asimismo, el titular de Interior explicó que se ha puesto en marcha un dispositivo “excepcional” que protegerá el derecho de aquellos que quieran ir a la huelga, pero también el de aquellos que “no quieren ir” o que “simplemente son ciudadanos normales que van por las carreteras”.
Preguntado por las acusaciones de “inacción” de algunos representantes del Partido Popular hacia los miembros del Ejecutivo, Rubalcaba recordó que se han tomado “hasta 20 medidas” para hacer frente a la crisis, entre las que subrayó la devolución de 400 euros del IRPF. El ministro de Interior indicó que esta iniciativa permitirá que haya “6.000 millones de euros más en consumo” y que, a través de éste, “se reactive la economía”. Respecto al discurso del Gobierno, comentó que es necesario “buscar un equilibrio” y aseguró que el Ejecutivo ha hecho un discurso ni “muy pesimista” ni “muy optimista”. Fomento confía en cerrar un acuerdo con los transportistas "a mediados de esta semana" El director general de Transportes por Carretera del Ministerio de Fomento, Juan Miguel Sánchez, aseguró hoy que existen “bastantes posibilidades” de aproximar posiciones en la negociación con los transportistas a mediados de esta semana, aunque subrayó que “no se puede seguir la vía de las tarifas obligatorias” en la negociación. Sánchez aseguró hoy en declaraciones a RNE que si el sector se “empecina” en este tipo de iniciativas, que calificó de “imposibles”, no habrá salida a esta situación, y subrayó que hay que buscar una fórmula “sin alterar la economía de mercado”. Pese a ello, el director general de Transportes por Carretera aseguró tener “la impresión” de que en un escenario “optimista” se llegará a “algún acuerdo” en el transcurso de esta semana y las protestas “bajarán de tono”, al tiempo que precisó que aunque ayer habló de “medidas potentes”, esto “no quiere decir que vaya a haber ninguna que sea para tirar cohetes”, sino que, serán “bastante importantes” en conjunto. Por otro lado, Sánchez afirmó en declaraciones a la Cadena SER que el problema que vive el sector por el incremento del precio de los carburantes pasa por que “los precios del transporte se acomoden a lo que les está costando el gasóleo”. En este sentido, recordó que aunque no se pueden fijar unas tarifas como si el sector de los camiones “tuviera un taxímetro”, sí se pueden “regular mercantilmente una serie de instrumentos que les permita ir acomodando sus precios conforme va subiendo el precio del gasóleo”. Por ello, anunció que representantes de Fomento se reunirán hoy con el Comité Nacional de Transporte y asociaciones de cargadores, que agrupan a los clientes de los transportistas. A su juicio, las vías de potenciación de las negociaciones con los clientes van a ser “herramientas muy útiles” para que los transportistas “puedan recuperar el espacio que les ha comido el precio del gasóleo”. Por otro lado, Sánchez explicó que, además de la subida del precio del gasóleo, “ha bajado parte de su actividad” en algunos sectores, como el de la construcción, donde hay un descenso de la demanda y, por tanto, también el transporte. Tras indicar que quienes más van a sufrir “son los transportistas autónomos, sobre todo los que tienen una edad avanzada”, Sánchez recordó que el Ejecutivo no puede tocar la parte estatal del 'céntimo sanitario', aunque reconoció que las seis comunidades que lo aplican “podrían exceptuar voluntariamente a los transportistas y, a través de un mecanismo aprobado por Ley de la Agencia Tributaria, devolverles la cantidad que les cobran”. "La mayoría del sector quiere trabajar" Preguntado sobre si habrá problemas de abastecimiento, Sánchez dijo que no puede “vaticinar lo que va a ocurrir”, pero subrayó que “la voluntad de la mayoría del sector, más de un 60% de los transportistas es trabajar”, porque “confía en las negociaciones”. En este marco, Sánchez pidió al resto de transportistas que “no violenten a los que quieren trabajar”, y que muestren su descontento “haciendo protestas o dejando de prestar servicio a los clientes pero que no bloqueen las carreteras ni los accesos a los polígonos ni zonas neurálgicas”.