La Agrupación Catalana de Asociaciones de Estaciones de Servicio, la patronal del sector en esta comunidad autónoma junto con la Federación Catalana de Estaciones de Servicio, ha pedido protección policial para que los camiones-cisterna puedan distribuir el combustible y evitar así el desabastecimiento.
En declaraciones a Efe, el presidente de esta primera entidad y de la Asociación de Gasolineras de Barcelona y Comarcas, Albert Campabadal, ha sido tajante: "si no se reparte combustible entre mañana y pasado mañana no se encontrará ni una gota en toda Cataluña", excepto en Lleida, donde la situación es casi de absoluta normalidad. La provincia de Barcelona ha sido la única en Cataluña donde los camiones-cisterna no han trabajado hoy debido a la acción de los piquetes, mientras que en Girona y en Tarragona se ha podido distribuir combustible entre las estaciones de servicio a primera hora, pero después grupos de transportistas en huelga han cortado el abastecimiento. Campabadal ha aconsejado a los barceloneses que necesiten combustible que se dirijan a las estaciones de servicio situadas cerca de los polígonos industriales, que suelen abastecer precisamente a los transportistas, que hoy están en huelga. En el resto de las gasolineras de Barcelona, sobre todo las más céntricas, se han dejado notar los efectos del fin de semana, cuando se ha suministrado el doble de combustible de lo habitual por el miedo de los conductores a quedarse con el depósito vacío si se alargan las movilizaciones.