El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, denunció hoy un "ataque" contra el euro y la existencia de "maniobras un tanto turbias" por parte de los "especuladores financieros" para que no se vigilen y controlen mejor los mercados.
Blanco afirmó, en relación al comportamiento de los mercados bursátiles, que "nada de lo que está ocurriendo en el mundo, incluidos los editoriales de periódicos extranjeros, es casual o inocente".

"Todo responde a un objetivo. Los comentarios apocalípticos sobre la situación económica de España en nada benefician a nuestro país. En este momento hay un ataque al euro y hay que darle una respuesta", señaló Blanco.

El ministro de Fomento aseguró que existe una "resistencia clarísima" de los especuladores financieros del ámbito internacional, los mismos que "originaron la crisis", a que se regulen los mercados, resistencia que, en su opinión, irá a más.

"Ahora que ven que estamos saliendo de la crisis, no quieren que se regulen mejor los mercados para así poder volver a hacer de las suyas", señaló Blanco, que añadió por esta misma razón se ha lanzado una "ofensiva clarísima" contra el Gobierno de Obama.

SALGADO VA A LONDRES A HACER "PEDAGOGÍA"

Preguntado por los argumentos que expondrá la vicepresidenta económica, Elena Salgado, en su viaje a Londres, Blanco apuntó que lo que va a decir la ministra de Economía es que "se está impulsando y reconduciendo al país para intentar conseguir una senda de crecimiento económica más positiva y distinta.

"Ello tiene que contribuir necesariamente a mejorar la percepción de nuestro país fuera de España. Por lo tanto, vamos a hacer una labor de pedagogía para decir que España puede, debe y va a salir de la crisis", explicó Blanco.

Por otra parte, el ministro apeló al "sentido patriótico de todos" para intentar infundir confianza en España, porque, según dijo, "la confianza en un país no sólo la genera el Gobierno y su presidente, sino todos".

REFORMA DE PENSIONES


Blanco destacó que el Gobierno español ha puesto sobre la mesa un paquete de medidas económicas muy importantes, entre ellas la Ley de Economía Sostenible, un plan de ajuste económico para tratar de reconducir la situación, y una propuesta para reformar el sistema de pensiones, que contempla entre otras medidas el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años.

Respecto a la polémica generada por dicha propuesta, el ministro resaltó que "todo el mundo, incluso quienes se manifiestan en contra" reconocen que hay que hacer algo para garantizar las pensiones del futuro. "Nosotros creemos lo que hay que hacer es lo que hemos puesto sobre la mesa", dijo Blanco, quien se calificó a sí mismo como un "defensor de las pensiones públicas".

Preguntado por el rechazo sindical hacia la propuesta del Gobierno, el titular de Fomento manifestó que la posición de CC.OO. y UGT es "legítima" e indicó que lo que habrá que hacer es intentar compatibilizar esta postura con la del Ejecutivo. Asimismo, insistió, junto con el retraso de la edad de jubilación, "habrá que corregir el abuso" que se hace de las prejubilaciones.