El déficit por cuenta corriente es contraproducente y debería reducirse poco a poco con el tiempo o, de lo contrario, Estados Unidos se arriesga a sufrir una fuerte corrección a pesar de que el déficit no está castigando actualmente a la economía del país de forma significativa, explicó el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. Bernanke, que realizó estas declaraciones en Alemania, evitó referirse a la situación actual del mercado financiero estadounidense o hablar de perspectivas económicas. Bernanke dijo que no todos los economistas coinciden en que el gran déficit por cuenta corriente del país suponga un problema inmediato.
Bernanke simplemente subrayó en su texto, cuya versión escrita fue transmitida a la prensa en Washington, que las tasas de interés reales (en el mundo) 'recuperaron parte de sus bajas pasadas', luego de sus últimas declaraciones sobre el tema, formuladas en marzo de 2005. 'Por ejemplo, en Estados Unidos, los rendimientos reales sobre la deuda gubernamental indexada por la inflación fueron en promedio de 2,3% en 2006, comparados con 1,85% en 2004. En las últimas semanas, ese rendimiento se situó en promedio en 2,4%. Los rendimientos ajustados con la inflación en los otros países también comenzaron a subir luego de caer en 2005'. La reticencia de Bernanke a abordar los temas de actualidad probablemente deje perplejos a los mercados, que daban por descontada una reducción de 25 puntos básicos, incluso de 50 puntos, de la tasa directriz de interés de la Fed, en la reunión de su Comité de política monetaria del 18 de setiembre. Máxime, cuando los diversos gobernadores del banco central estadounidense que hicieron declaraciones durante la jornada del lunes expresaron posiciones divergentes sobre la pertinencia de tal ajuste monetario. Por otra parte la Fed tradicionalmente da indicaciones sobre las decisiones que planea adoptar a fin de no tomar desprevenidos a los mercados.