El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, afirmó hoy que el banco central estadounidense tiene las herramientas necesarias para conducir la política monetaria y para evitar un brote de la inflación. En un testimonio ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, Bernanke dijo que las tasas de interés permanecerán en niveles históricamente bajos por un período largo.
El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Ben S. Bernanke, afirmó hoy que una política monetaria "altamente acomodaticia" resultará adecuada para un "extenso" periodo de tiempo a pesar de que se aprecian mejoras en los mercados financieros y en las perspectivas económicas.

En su comparecencia semestral ante el Comité Financiero de la Cámara de Representantes, el máximo responsable de la política monetaria estadounidense mostró su confianza en que se produzca un cambio de tendencia en la economía de EEUU en la segunda mitad de 2009, así como una cierta estabilización en las economías de algunos de los principales socios comerciales del país.

En este sentido, los miembros del consejo de la Fed auguran un leve retorno al crecimiento positivo en lo que resta de 2009 y una recuperación gradual en 2010, que mostrará algunos síntomas de aceleración en 2011.

No obstante, Bernanke advirtió de que el desempleo continúa representando una amenaza destacada, que podría alcanzar su techo a finales de este año, y, junto a la caída del precio de la vivienda, supone una fuente de incertidumbre para los hogares, lo que limita la propensión al consumo.

LA FED CUENTA CON HERRAMIENTAS PARA RETIRAR MEDIDAS EXCEPCIONALES

Por otro lado, el presidente del banco central de EEUU señaló que la institución cuenta con "las herramientas necesarias" para poner en práctica la estrategia de salida que permita "cuando sea apropiado" una retirada "suave y oportuna" de las medidas excepcionales adoptadas hasta la fecha.

En este sentido, el informe elaborado por la Fed, que acompañaba la comparecencia de Bernanke señala que actualmente el enfoque de la política monetaria se centra en estimular el crecimiento económico para prevenir el impacto de la recesión sobre el empleo y limitar la caída de la inflación por debajo de los niveles consistentes con los objetivos de la entidad.

"Las condiciones económicas probablemente garantizan una política monetaria acomodaticia por un periodo extenso", señala la Fed, que, sin embargo, apunta que en algún momento se producirá la recuperación económica y disminuirán las presiones a la baja sobre la inflación.

"Cuando este proceso haya avanazado suficientemente, será necesario hacer más estricta la política monetaria apara evitar un repunte de la inflación más allá de los niveles consistentes con la estabilidad de precios", indica la Fed.

De este modo, Bernanke apuntó que entre las herramientas para retirar las medidas excepcionales aplicadas la Fed cuenta con la capacidad del banco central para elevar los intereses que paga a las entidades por sus depósitos, así como para retirar liquidez del sistema mediante acuerdos recompra inversos .