El banco de inversión estadounidense prevé pérdidas de 1.200 millones de dólares en el cuarto trimestre relacionadas con las obligaciones de deuda colateralizada (CDO, por sus siglas en inglés). Estas provisiones tienen lugar después de que Bear Stearns redujera sus inventarios de CDO's y registrara el menor valor de estos activos en sus libros, según anunció el presidente de finanzas y de operaciones, Sam Molinaro. Además, el ejecutivo explicó que Bear Stearns está realizando importantes esfuerzos para recortar costes en algunas operaciones.