Pese a un euro fuerte y a una inflación controlada, el Banco Central Europeo (BCE) mantendrá el jueves los tipos de interés pero debe confirmar su intención de elevarlas al 4% en su próxima reunión de junio.
Los "guardianes" del euro, que se reúnen el jueves en Dublín, deben mantener el tipo principal del BCE en el 3,75%, según el conjunto de los 30 economistas del panel AFP/Thomson Financial News. Dos veces por año, los gobernadores del BCE celebran su reunión de política monetaria en la capital de uno de los 13 países de la zona euro. Los expertos apuestan de forma también unánime por un alza del 4% en el Consejo siguiente, el 6 de junio. Desde diciembre de 2005, la tasa del BCE aumentó progresivamente del 2 al 3,75%. El propio presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dio a entender que esa medida sería adoptada en junio. Hace un mes, el francés dio la razón a los mercados que anticipaban la decisión.