El Banco Central Europeo (BCE) mostró hoy preocupación por la posible repercusión de las inversiones "carry trades" en los mercados de divisas, dado el bajo precio del dinero en Japón y Suiza y la poca volatilidad en los tipos de cambio. En la presentación del informe semestral sobre estabilidad financiera de junio de 2007, el vicepresidente del BCE, Lucas Papademos, dijo que algunos indicadores de existencia de presiones especulativas sobre el yen alcanzaron a comienzos del año niveles sin precedentes. Este hecho sugiere, según Papademos, que la negociación con "carry trades" ha crecido significativamente desde comienzos de 2006.