El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido modificar los requisitos de calificación crediticia para los bonos de titulización de activos (ABS) empleados por las entidades como contraprestación en las diferentes operaciones con el instituto emisor de la zona euro, que en el caso de los títulos emitidos partir del próximo 1 de marzo de 2010 deberán contar con la calificación "AAA" de al menos dos agencias de rating.