El Banco Central Europeo (BCE) procederá previsiblemente mañana a un nuevo recorte de los tipos de interés ante el progresivo deterioro de la situación económica en la eurozona y es de prever que esa medida vaya acompañada de nuevas acciones "no convencionales". Los expertos dan por seguro una rebaja de 50 puntos básicos para las principales operaciones de refinanciación en la eurozona, actualmente en el 1,5 por ciento, y no descartan una reducción de la horquilla entre la facilidad marginal de crédito y la de depósito. La facilidad de crédito, referida a los préstamos que otorga el BCE a un día, está tras el recorte aplicado en marzo en el 2,50 por ciento; y facilidad de depósito, por la que el BCE remunera el dinero depositado también a un día de plazo, en el 0,5 por ciento. En las quinielas que circulan en los mercados financieros previo a las sesiones mensuales del BCE se apuesta por una reducción de 25 puntos básicos de la facilidad de depósito y por un tijeretazo drástico en la facilidad de crédito.