BBVA ha tomado la decisión de vender las 66.642.223 acciones representativas del 6,99% del capital social de Iberia que son de su propiedad a un precio de 3,60 euros por acción a Caja Madrid, según informa la entidad bancaria a través de un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Este precio estará sujeto a un ajuste al alza si, en un plazo de hasta doce meses desde la compraventa, el adquirente realiza determinadas ventas o compras de acciones o participa en una OPA, siempre a un precio superior.
Los miembros del Acuerdo disponen de un plazo de siete días naturales desde la recepción de la notificación para manifestar su interés en adquirir las acciones ofrecidas a los anteriores precio y condiciones. CAJA MADRID, miembro de ese pacto de accionistas, ha comunicado a BBVA su propósito de ejercer su derecho de adquisición preferente respecto de las acciones ofrecidas al precio y condiciones antes indicados, sin perjuicio del derecho de los demás miembros del Acuerdo de accionistas. El consejo de administración de Caja Madrid acordó hoy por unanimidad comprar el 6,99% del capital de Iberia que posee el BBVA, por el que pagará 250 millones de euros, según fuentes de la entidad financiera. El órgano de gobierno de la caja de ahorros decidió presentar por unanimidad e individualmente esta oferta por los 66,6 millones de títulos que posee el BBVA por la confianza depositada en la aerolínea y por la rentabilidad anual que proporciona, superior al 6%. Además, en la propuesta de la caja, que tendrá que esperar hasta el próximo lunes para ser materializada pues otros socios pueden ejercer su derecho de tanteo por las acciones de BBVA, ha pesado el negocio financiero que le aporta anualmente, más de 2.000 millones de euros. Caja Madrid, que podría aumentar con la compra de este paquete accionarial su participación en Iberia hasta el 17%, cree que dentro de una semana se podría despejar el futuro de la compañía de aviación. La caja de ahorros está convencida de la bondad de la existencia de un "accionista español fuerte y de referencia" por la repercusión que tiene el tráfico aéreo en la economía nacional, que aporta más del 5% del Producto Interior Bruto (PIB). Caja Madrid también ha indicado que confía en la evolución del sector y en la compañía y cree que habrá más movimientos empresariales en esta actividad, por lo que quieren mantener una posición de privilegio. En este sentido, según fuentes del mercado, Caja Madrid podría estar repitiendo sus maniobras en Endesa, cuando aumentó su participación del 5 al 10%, lo que le reportó unas plusvalías de 2.300 millones. La intención de la caja de ahorros con esta adquisición también se centra en apoyar a los aeropuertos de Barajas y el Prat, como ejes que canalizan el tráfico hacia Latinoamérica, añadieron las fuentes de la entidad financiera.