El presidente de BBVA ha afirmado hoy que "hablar de que el banco pueda ser objeto de adquisión externa" en el actual entorno es "hablar de un milagro", y ha señalado que esta posiblidad significaría que el banco está débil, y "nunca lo ha estado". "No contemplamos esa hipotesis", ha subrayado González en relación a la posibilidad de que el BBVA sea comprado. "No veo a una entidad con capacidad para plantear una hipótesis asi", ha subrayado, pese a reconocer que las acciones del banco "no están a la altura de lo que deberían".
En relación a la crisis financiera, González, que intervino en un seminario financiero en la Universidad Menéndez Pelayo, organizado por la APIE, destacó que hasta ahora se ha vivido la primera, caracterizada por una fase de ajuste, y que a partir de ahora toca vivir la segunda parte, que se caracterizará por un incremento de la morosidad. Según ha destacado, BBVA ha salido fortalecido de la primera y también saldrá de la segunda, ya que en los próximos 18 meses se verá quién ha gestionado bien su cartera a nivel mundial. "Va ser muy emocionante", apostilló. Por otro lado, González ha restado hoy importancia a la definición de la actual situación económica y subrayó que España se encuentra ante un fase de "ajuste", pero que tiene suficientes recursos para salir adelante, aunque destacó que "todos tenemos que hacer un esfuerzo". "Los temas semánticos dan igual",ha subrayado el presidente de BBVA en Santander en respuesta a la pregunta de si comparte la definicón del Gobierno de la actual situació económica. En este sentido, González ha destacado que estamos ante una situacion compleja a nivel mundial, con factores como el aumento del precio del petroleo, pero que lo importante es hacer un "diagnóstico que atempere la situación de ajuste", y resaltó, en este sentido, que el Gobierno "está trabajando ello", que está "haciendo cosas y que hará otras". Asimismo, ha resaltado que la actual situación de desacelaración económica va a continuar en 2008 y 2009, aunque ha vaticinado que a finales del próximo año podría comenzar a recuperarse. No obstante, ha resaltado que el BBVA va a estar muy por encima de cualquier escenario que se pueda vivir gracias a su fuerte posición de solvencia