BBVA celebrará mañana junta general ordinaria de accionistas, en la que previsiblemente se aprobará, entre otros asuntos, la liquidación del 'Plan de Retribución en Acciones a Largo Plazo 2006-2008' y se aprobará un nuevo programa de retribución variable en acciones para los ejercicios 2009 a 2010. La entidad afronta mañana esta junta tras superar uno de los peores años en décadas sin acudir a ampliaciones de capital ni ayudas públicas y con una sólida posición de capital que le permite afrontar el futuro con tranquilidad, convirtiéndole en un referente para el sector.
Otras de las armas que ha permitido a la entidad cerrar un año brillante, del que mañana poder presumir antes sus accionistas, es la gestión "prudente" de riesgos, la mejora de la eficiencia y la generación de 'cash flow'.

Entre los puntos del día contemplados en la junta, destaca la aprobación y aplicación de las cuentas anuales de 2008, año en el que la entidad logró un beneficio de 5.020 millones de euros, y que supondrá la distribución de 2.835 millones de euros.

Del total, 1.877 millones se destinará al pago de dividendos, importe que ya se encuentra distribuido a cuenta del ejercicio 2008, y los 957 millones de euros restantes a reservas voluntarias de la entidad.

Además, la entidad también someterá a aprobación de la junta el pago de una retribución con cargo a los beneficios del año o a reservas de libre disposición, o la distribución en especie de la prima de emisión de acciones.

El número máximo a entregar serán 60,5 millones de acciones propias de BBVA y el derecho a percibir la retribución se devengará en favor de quienes al cierre de los mercados el día 9 de abril sean titulares de acciones de la entidad.

La junta también dará 'luz verde' al proyecto de fusión por absorción de Banco de Crédito Local y BBVA Factoring con BBVA, con disolución de las dos primeras y el consiguiente traspaso en bloque a la sociedad absorbente, BBVA, a título de sucesión universal.

Asimismo, los accionistas podrán aprobar las cuentas anuales e informe de gestión de 2008, así como la reelección por el periodo estatutario de José Maldonado Ramos como consejero y a José Antonio Fernández y Enrique Medina, como consejeros independientes