El presidente de BBK, Mario Fernández, afirma que, en caso de que el Banco de España decida poner a la venta Caja Castilla La Mancha, "si hay una opción, la caja la "estudiará" porque es "lo lógico y normal". Fernández asegura que, si sale a subasta, BBK participará en la misma.
En una entrevista al diario Gara afirma que, a corto plazo, sus objetivos en la caja serán superar este y el siguiente ejercicio que serán "muy duros" para el sistema financiero como consecuencia de la reducción de los tipos de interés y de la crisis. En este sentido, duda que se mantenga al final del año el aumento del 5,1% de beneficio registrado en el primer semestre.

Fernández apunta que, desde el punto de vista estratégico, tiene "un objetivo de crecimiento" y destaca que la BBK tiene "unos números espléndidos" y son los "mejores" del sistema financiero español, pero "tiene el problema del tamaño". "Hay que tener un mayor tamaño para estar seguro en el sector. Es un tema al que me he dedicado desde el primer momento, antes incluso de ser presidente. Me preocupa mucho porque sé de qué va este negocio", indica.

En relación a cuál sería el tamaño ideal, apunta que a que sería contar con el 4% de cuota de mercado del Estado español, cuando, en la actualidad, no se llega al 2%.

Fernández precisa que el objetivo que se ha marcado es "duplicar" la cuota y eso "sólo se logra adquiriendo presencia en otros lugares del Estado español". "En Euskadi tenemos muchas virtudes pero no tenemos la dimensión adecuada. Hay que ir fuera, a la fuerza", añade.

El nuevo presidente de la caja manifiesta que, como consecuencia de la situación "delicada" del sistema financiero español, "se nos ofrecerán oportunidades". "Si las hay, con todo respecto a las entidades, las vamos a estudiar. No estamos hablando de comprar un banco, sino de comprar cajas", explica.

Respecto a si Caixa Catalunya es buena aspirante, afirma que más que cajas concretas, analiza opciones de negocio y crecimiento. A su juicio, habrá oportunidades, pero no cree que se presenten a corto plazo, por lo que quieren estar preparados "para reaccionar el día que surjan".

Fernández indica que lo que se denomina fusiones extracomunitarias -operaciones entre cajas de distintas comunidades-, no las ve a corto plazo y añade que e Andalucía y Cataluña se están iniciando procesos de fusión internos. "Hay que esperar y estar preparados porque, si se deteriora más el sistema financiero, tendremos oportunidades y para ello debemos tener todo previsto, sin ánimo de colonizar ni invadir, sino de crecer para ser más seguros y fuertes, apunta.

A su juicio, hasta el primer semestre del próximo año no ve opción para entrar a una compra extracomunitaria. "Hablo del comienzo del verano del año que viene. Antes no va a ser posible", señala.

Fernández, que no contempla adquirir cajas fuera del Estado español, indica que, en el caso concreto de Andalucía, no sería la zona del Estado español donde están puestas sus "preferencias", sino que se encuentran en "regiones europeas con potencia de desarrollo económico, que van del este al centro y hacia arriba del Estado español".

El presidente de BBK añade que, en este momento, está el tema de Caja Castilla La Mancha, que está en un proceso de intervención y cree que en el mes de setiembre se conocerá el informe de resolución que ha solicitado el Banco de España.

En el caso de Banco de España decida vender esta caja, Fernández afirma que "si hay una opción, BBK la estudiará" porque es "lógico y normal".

Fernández indica que Caja Castilla La Mancha puede terminar en un proceso de adjudicación por decisión política del Banco de España y recordó que algo parecido ocurrió con Banesto que se intervino y se sacó a subasta. El presidente de BBK aseguró que, si es así, BBK "seguro" que estaría en esa subasta.

FUSIÓN CAJAS VASCAS

En relación a una posible fusión de las cajas vascas, asegura que hay razones, "de carácter técnico y político" que apuntan a que es "desafortunado" iniciar ahora un nuevo proceso de fusión, "máxime en el año más difícil para el sector financiero".

Fernández, que también descarta una operación con caja Navarra, indica que, una vez transcurrido 2010, en el que "vamos a sufrir las tres cajas, espera que en 2011 lleguen a un acuerdo entre todas y se superen "ya los problemas políticos en este tema".

Por otra parte, se muestra "escéptico" sobre la evolución económica en el Estado español. "Falta una política coherente. Se dan palos al agua, el 'baby cheque', los 400 euros, los 420 euros para los parados. Con la economía vasca soy optimista. Los empresarios y los trabajadores han hecho un trabajo muy importante en la modernización del sector industrial. Afortunadamente, dependemos del resto del mundo y, si la recesión nos afectó, si empiezan a tirar, nos beneficiará", añade.

Fernández cree que el lehendakari, Patxi López, debe fomentar el desarrollo económico y, por tanto, crear empleo para reducir el paro. También defiende que continúe con la mejora productiva y la internacionalización de las empresas para continuar el trabajo "magnífico" que se ha hecho hasta la fecha.

En relación al endeudamiento, asegura que habrá que acudir a la emisión de deuda, pero hay que analizar su cuantía, porque puede ser "pan para hoy y hambre para mañana".