El banco británico Barclays prepara una mejora de su oferta por el holandés ABN Amro que incluye dinero en efectivo -ahora sólo ofrece acciones propias-. De cualquier forma, esa decisión no se tomará previsiblemente hasta que se conozca el fallo del Tribunal Supremo holandés sobre el bloqueo de la venta al Bank of America (BofA) del LaSalle, filial en EEUU de ABN.
En caso de que el juzgado decida, probablemente a principios de julio, que la venta del LaSalle debe ser sometida al voto de los accionistas de ABN, motivo de la denuncia, Barclays se vería obligado a superar la propuesta del consorcio, ya que ésta ofrece un 14% más y casi todo el dinero, el 80%, en efectivo. Una de las opciones para incluir en la oferta de Barclays una cantidad en efectivo significante sería una ampliación de capital, medida que no es vista con buenos ojos por los accionistas de Barclays y que ya han rechazado muchos de ellos. Accionistas que aglutinan el 10% del capital de la entidad han dicho en privado que apoyan la oferta en los términos actuales pero que no secundarían una mejora de la oferta mientras que dos sociedades de capital riesgo han pedido al banco que retire la oferta por ser un "mal negocio", caro y no tener "lógica". Si, por el contrario, ese tribunal permite la venta, la oferta de Barclays, de 64.000 millones de euros, se vería fortalecida frente a la del consorcio, entre los que figura el banco Santander y que ofrece 71.100 millones, ya que éste condiciona su oferta a la compra de la filial del ABN con sede en Chicago. No obstante, Barclays no habría descartado pagar dinero contante y sonante incluso si se permite la venta de LaSalle al BofA, ya que ABN y Barclays podrían incluir en la oferta el dinero de la transacción, 21.000 millones de dólares (15.800 millones de euros), lo que supondría en torno al 25% del total de su opa. De esa forma, incluirían un incentivo para accionistas como las sociedades de capital riesgo de ABN Amro, algunas de las cuales se han quejado de que no se permita una competencia abierta para vender el grupo bancario al mejor postor. Al margen del proceso judicial, el consorcio que conforman el Santander, el británico Royal Bank of Scotland (RBS) y el belga-holandés Fortis negocian por separado un acuerdo con BofA que reduzca o incluso anule los riesgos de la decisión del Tribunal Superior holandés. Ya han llegado a un acuerdo sobre cómo repartirse los activos en una eventual compra conjunta, pero necesitan todavía resolver otros asuntos, entre ellos las implicaciones fiscales que tendría trocear LaSalle. Según el diario "The Daily Telegraph", el RBS y la entidad estadounidense podrían volver a reunirse esta misma semana al tiempo que los asesores financieros estudian la posibilidad de evitar impuestos sobre las plusvalías por valor de 2.000 millones de dólares (1.500 millones de euros) en caso de llegar a ese acuerdo.