El banco británico Barclays  anunció el lunes que no participará en el plan de protección de activos del Gobierno.  Tras confirmar que se espera que su posición de capital y sus recursos cumplan los requisitos de la autoridad financiera británica, Financial Services Authority -FSA-, después de su reciente análisis, el banco indicó que "no respondería a los intereses de sus inversores, depositantes y clientes participar en el plan".  "El rendimiento de las operaciones financieras en 2009 sigue siendo sólido", indicó la entidad.  Barclays confirmó que tiene conversaciones con varias partes interesadas sobre la venta de su negocio de fondos cotizados iShares y señaló que las negociaciones "están progresando bien".  Los analistas han valorado el negocio en unos 5.000 millones de dólares, mientras que fuentes cercanas al proceso de ofertas han indicado que Barclays pretende conseguir 6.500 millones de dólares.