El banco británico Barclays, que negocia actualmente con el Gobierno un plan de garantías públicas frente a posibles pérdidas, ha sido acusado de evadir impuestos a través de las islas Caimán y Luxemburgo. El Partido Liberal Demócrata, en la oposición, ha recibido memorandos que documentan algunos de los complejos mecanismos utilizados supuestamente por el banco para pagar los menos impuestos posibles al fisco británico, informa hoy el diario The Guardian. Según quienes han delatado anónimamente al banco, Barclays puede haberse beneficiado en hasta 1.000 millones de libras (1.100 millones de euros) al año gracias a las complejas estratagemas utilizadas para burlar al fisco. Barclays niega, sin embargo, las acusaciones y esta semana logró que un juez obligara al periódico a retirar de su portal de internet una serie de documentos internos que contenían información confidencial.