Bankinter ha logrado en el primer semestre del año un beneficio neto atribuido de 251,14 millones de euros. esta cifra supone un incremento del 113,48 por ciento respecto a los 117,64 millones del mismo periodo del ejercicio pasado. El crecimiento del beneficio se ha producido, fundamentalmente, por los ingresos extraordinarios que ha supuesto la venta a Mapfre del 50 por ciento de su negocio de seguros de vida.
Una venta a la primera aseguradora del país por 197,24 millones de euros, que le supuso una plusvalía de 111,2 millones de euros después de impuestos. Aún así, los principales márgenes de la cuenta de resultados han registrado crecimientos sustanciales, principalmente el de explotación -que ha alcanzado los 249,4 millones de euros (+23,1%)-, o el resultado de la actividad puramente bancaria, que ha crecido un 23,1 por ciento. En hipotecas, el stock ha subido un 13 por ciento hasta los 26.181 millones de euros y el ratio de morosidad se ha situado en 0,14 por ciento, frente al 0,12 por ciento de hace un año. Respecto a los costes transferenciales se han elevado un 18,2 por ciento hasta junio por la aceleración de las inversiones en capacidad comercial, especialmente en pymes.