Bank of America podría devolver los 45.000 millones de dólares (34.255 millones de euros) recibidos del Gobierno a través del programa de alivio de activos problemáticos (TARP) a finales de 2009 ó a principios de 2010, según afirma el consejero delegado de la entidad, Kenneth Lewis. El máximo ejecutivo de la mayor entidad bancaria de EEUU condiciona en una entrevista concedida al diario The Charlotte Observer la devolución de estas ayudas a la evolución de la economía y reitera que Bank of America volverá a ser rentable este año en ausencia de problemas inesperados.