Los bancos franceses, que ya se vieron afectados por la crisis financiera el pasado año, siguen "altamente expuestos" a un agravamiento de la situación durante 2008 porque "la crisis no ha terminado", según un estudio publicado hoy por la agencia de calificación Fitch. "Los bancos franceses siguen altamente expuestos a un agravamiento de la crisis", tanto por efecto del pinchazo de los créditos hipotecarios de alto riesgo en Estados Unidos, como por el negocio de compras de empresas o por su exposición a diversos actores financieros, indicó Fitch. Las entidades que presentan más riesgo son Société Générale, Calyon (filial de Crédit Agricole) y, en menor medida Natixis, por ser también los que habían comprado más títulos emitidos de créditos hipotecarios de alto riesgo en Estados Unidos.