Hoy es el valor que mayores pérdidas registra dentro del Ibex 35, cediendo más de un 1,20%. Quizás sea por el intento desenfrenado de huir de las entidades financieras, pero lo cierto es que en un año el precio de sus acciones ha caído por encima del 60% y las recomendaciones de las casas de análisis basculan entre ‘neutral’ y la venta. Al Santander le salva su dividendo, pero ¿a qué precio para el accionista?

El optimismo de Emilio Botín durante la última Junta General de Accionistas celebrada en Santander no ha servido de mucho teniendo en cuenta que los últimos resultados trimestrales arrojan no sólo una espectacular caída dentro del territorio nacional que no representa más allá del 12% de su balance, sino además la rebaja de la previsión de crecimiento de cara a cierre de 2011.


Gráfico diario Banco Santander (10 de agosto)




En terreno bursátil, las cosas no están marchando mucho mejor. El precio de las acciones de los dos gigantes bancarios de nuestro país, BBVA y Santander, pierde fuelle por momentos y hace ya demasiado tiempo que perdieron la pista a los 7 euros. Los inversores viven ahora pendientes más bien de unos soportes que podrían ser atravesados en cualquier momento tal y como evoluciona la situación de la deuda periférica europea.

Hoy, 10 de agosto, el Banco Santander cotiza con una caída que ronda el 1,3% dentro del Ibex 35 lo que deja sus títulos en los 6,24 euros. El mismo 10 de agosto pero de 2010, sus acciones se pagaban a 10,18%, lo que supone una caída en su valoración del 61,79%, 3,88 euros menos.


Gráfico Agosto Banco Santander




Mal mes de julio también para la entidad santanderina que se ha dejado en el parqué madrileño un 16,83% menos y en los últimos cinco días, manteniendo la caída libre y sin frenos, ha perdido ya 17 céntimos.

De las tres últimas recomendaciones de los broker, tan sólo una se sale de la norma de ‘neutral’. Corresponde al pasado 28 de agosto, de la mano de UBS, cuando concedía un precio objetivo para la venta de la acción a 6,80 euros. La última, el pasado viernes, desde Goldman Sachs que apostaba por mantenerse ‘neutral’ en el valor una vez que se está ya dentro.