El Banco de España intervino Caja Castilla La Mancha (CCM), entre otros motivos, porque su "deficiente" gobernanza socavó "de forma muy grave la solvencia y la viabilidad de la entidad" y el Consejo de Administración fue incapaz de reaccionar "cuando el deterioro de la situación ya era manifiesto". Así consta en un documento, al que ha tenido acceso Efe, aprobado por la Comisión Ejecutiva del Banco de España el pasado 28 de marzo, cuando acordó la sustitución del Consejo de Administración de la entidad por tres administradores encargados de gobernar la entidad. "Desde el punto de vista de la gobernanza, la actuación ha sido deficiente", expone el Banco de España, que responsabiliza al equipo directivo de sobrevalorar el ciclo expansivo con un exceso de posicionamiento en el sector inmobiliario tanto a través de financiación directa como de participaciones en empresas del sector.