El secretario del Tesoro australiano, Wayne Swan, anunció el miércoles que su gobierno no contribuirá con fondo alguno al plan financiero de Estados Unidos para rescatar al sector bancario. En una entrevista con Sky News, Swan indicó que ha habido un diálogo muy intenso entre Australia y las autoridades estadounidenses, pero insistió en que "la política interna de Estados Unidos es cosa del gobierno estadounidense". Los comentarios de Swan se producen después de conocerse un informe del Fondo Monetario Internacional que elogió el entorno macroeconómico de Australia y la fortaleza de su sector bancario. El FMI indicó que el país está bien situado para hacer frente a la tormenta de los mercados internacionales. Swan, no obstante, dijo que no duda que las novedades vistas en la economía estadounidense en las últimas semanas afectarán a la economía mundial y que Australia no será inmune.